Según la Ley FASTER de 2021, el sésamo se agrega como el noveno alérgeno alimentario principal a partir del 1 de enero de 2023. Hasta ese momento, los fabricantes no tienen que incluirlo como alérgeno, aunque en la mayoría de los casos debe aparecer en la declaración de ingredientes. Una excepción es cuando el sésamo es parte de un condimento o especia natural. Otra excepción es cuando el sésamo no está en el nombre común o habitual de un alimento (por ejemplo, tahini, que se elabora con semillas de sésamo). En noviembre de 2020, para ayudar a los consumidores alérgicos o sensibles al sésamo a evitar estos productos, la FDA emitió un borrador de guía. para animar a los fabricantes a que declaren voluntariamente el sésamo en la lista de ingredientes cuando se utilice como “aromatizante” o “especia” o cuando el nombre común o habitual (como tahini) no especifique sésamo. La guía tiene como objetivo ayudar a proteger a los consumidores que son alérgicos al sésamo al alentar a los fabricantes a identificar todos los ingredientes que contienen sésamo en este momento.